viernes, 15 de septiembre de 2017

UNA VIDA PLENA

Caminaba sobre el agua, llenaba las redes,
los pescadores abandonaban su oficio por seguirlo.

En una boda faltó el vino. Él se hizo cargo:
centenares de litros,
un golpe de maestro viñador,
agua en vasos de piedra convirtiéndose en vino.

Es mejor, dijeron los invitados, sí, es mejor
el vino que surge sin pisar la uva,
el pan hecho sin grano ni horno,
el pez que se mete en la barca de un salto.

Desencadenaba el gratis que pertenece a la gracia,
apasionada y violenta.

Venía de un bautismo en aguas del Jordán,
murió poco más allá
sobre un travesaño con forma de T
y, cuando un hierro le atravesó el costado,
brotó agua, como la incisión de un parto.
Murió convertido en fuente.

He aquí el intruso del mundo,
empapado de la grasa de todas las culpas,
perdiendo el color, pálido de frío, en un abril
o incluso en un marzo, más allá de ochocientos metros
sobre el nivel del mar jamás tocado.

Un gargarismo de aguas en el fondo de un pozo seco,
un carraspeo en la tubería de las arterias:
así jarrea su resurrección.

Erri de Luca

***

Vida plena, la de Jesús, dentro de su pobreza social y del desconocimiento en el que se desarrolló. La plenitud que brota del amor más que de la posición sociológica.

Una vida que desencadena lo gratis, lo gratificante, la promesa de la dicha. Porque lo suyo fue anunciar la dicha en la posibilidad, por pequeña que se la quiera, del ahora.

Por eso mismo, su muerte fue algo convertido en fuente, en posibilidad, en promesa, en esperanza. No fue el cerrojazo de la nada, sino la puerta de la promesa.

Un intruso en el mundo para apuntalar el ansia de la dicha, el hambre de trascendencia, en nosotros, minúsculas criaturas perdidas en el universo.

Su vida sigue brotando, su resurrección sigue “jarreando”, llenando de agua viva los secarrales de la historia, las gargantas sedientas del alma.
Fidel Aizpurúa

martes, 12 de septiembre de 2017

URBASA 2017

Al pasar siete días en Urbasa, ya sea por primera vez o una vez más, todos coincidimos en algo: cuando te preguntan qué es Urbasa o qué significa para ti no sabes qué responder.

La primera vez que te proponen venir aquí, te lo planteas como un campamento de verano y en el fondo, por muy buenas expectativas que te pongan, no tienes ni idea. Urbasa es mucho más que eso, es una experiencia que tienes que vivir para entenderla. Tienes que sentir cómo te vas impregnando de la magia de la valla roja, y ver, que sin saber muy bien por qué, es capaz de emocionar a cualquiera. Al fin y al cabo te estás abriendo a un grupo de personas que hace unos días ni conocías, y estás aportando una confianza de que no te van a juzgar por mostrarte cómo eres y que cuando acabe la oración van a ir a darte un abrazo. Es por esto que aquí se forman amistades tan fuertes que da igual que esa persona esté a 160 km de ti, porque incluso vas a vivir mucho más que con personas que comparten todos los días contigo, ya que con ellas has compartido Urbasa. No es sólo una unión entre nosotros, sino también con los monitores que hacen todo esto posible, ya que sin ellos Urbasa ni existiría.

Desde las caminatas a las risas, oraciones, pinza, y momentos de fregar cantando en la cocina y en la hamaca. Todo esto hace que esta semana sea insuperable y que quien prueba Urbasa siempre quiera repetir. Debemos sentirnos afortunados por tener un sitio donde encontrarnos, ordenar nuestra cabeza, donde sentirnos preciosos, donde recargar pilas y así formar parte de una auténtica piña. Tras esta semana me vuelvo a casa nueva y confirmando de nuevo que Urbasa no falla y que seguramente no la va a hacer nunca. ¡Nos vemos pronto en nuestra casa, familia!
 Carmen Lorente


domingo, 10 de septiembre de 2017

AMABLE (el amor es otra cosa)

Siguiendo la estela de la Exhortación Apostólica "Amoris Laetitia" el tema de la campaña vocacional para este curso va a ser el amor. El lema escogido es: "AMABLE (el amor es otra cosa)". Según el diccionario de la RAE, amable viene del latín amabĭlis, y tiene dos acepciones: 1. adj. Digno de ser amado. 2. adj. Afable, complaciente, afectuoso.

La primera acepción nos lleva a reflexionar sobre el amor recibido, del que somos más que merecederos, dignos. El amor originario es el de Dios, el primer amor recibido por nosotros.

La segunda acepción nos lleva a preguntarnos cómo es el amor que nosotros ofrecemos. Frente al amor pasional y narcisista (eros ) que domina en el imaginario de nuestra cultura queremos reivindicar un amor de entrega (ágape), el amor de Jesús de Nazaret.

Aunque pueda parecer que alguien cuando ama de forma entregada, "pierde", ocurre todo lo contrario, se te devuelve con creces, recibe el "ciento por uno".

En la pestaña de RECURSOS están disponibles todos los materiales que hemos preparado. Esperamos que os gusten y los utiliceis en vuestras reuniones.

Comisión Pastoral Juvenil Capuchinos de España


lunes, 4 de septiembre de 2017

CAMPAMENTO FRANCISCANO DE JOVENES EN EL AULA DE NATURALEZA “LAS ALQUERÍAS”

Como viene siendo habitual en época estival, tuvo lugar el campamento organizado por las Juventudes Franciscanas de Totana, “JUFRA”, entre los días 5 y 12 de Agosto, que se desarrolló en Las Alquerías, en Sierra Espuña. En la primera tanda, disfrutaron de esta maravillosa experiencia jóvenes de una edad comprendida entre 12 y 16 años, que asisten durante los sábados del año a pasar una hora de aprendizaje en los valores franciscanos con su correspondiente grupo de edad y monitor.

Durante los 8 días que duró el campamento, los 38 acampados vivieron una experiencia intensa, realizando todo tipo de actividades, por grupo o individuales, preparadas por los monitores: talleres, dinámicas, gymkanas, espectáculo por cabañas o diversos juegos, destacando los ratos de oración y canto. Además, hubo tiempo para las tareas, ya que diariamente cada grupo tenía una función asignada para limpiar y cuidar la instalación. También se realizó una excursión sorpresa a Caravaca, donde los componentes del campamento se ganaron el jubileo ascendiendo a la Basílica de la Vera Cruz. El viaje se completó con un baño en la piscina municipal de “La Rafa”, en Bullas

Finalmente, y tras la entrega del regalo del amigo invisible -el cuál realizaron los acampados en los talleres-, los jóvenes se marchaban el sábado dejando una gran vivencia y daban paso al campamento de los pequeños. Se ponía en marcha la cuenta atrás para el campamento del año que viene.

Alberto Heredia Rubio